Empezamos juntos el camino

La Educación Infantil es un despertar ilusionado para aprender y socializarse, para que cada niño descubra su identidad y el mundo que le rodea. Es un aprendizaje personalizado y acompañado por el equipo de maestros.

    • Objetivos generales de la Educación Infantil

      El objetivo de esta etapa es conseguir que los chicos adquieran los conocimientos, las capacidades, las habilidades y las actitudes necesarias para convertirse en personas responsables, comprometidas, autónomas e integradas socialmente. La vida de la escuela invita a participar activamente en la construcción de un mundo mejor desde diferentes vertientes.

      • Enfoque por capacidades

        Ofrecemos un enfoque globalizado de los aprendizajes y una transversalidad de los conocimientos. Nuestro modelo educativo fomenta que se aprenda a pensar; es decir, el alumno es el que debe construir y renovar su saber, y debe ser capaz de seleccionar los conocimientos, las estrategias y las habilidades más idóneas para resolver situaciones del ámbito escolar y de la vida.

      • Metodología diversificada

        Queremos despertar el gusto y la inquietud de los alumnos por conocer y aprender a partir de diferentes escenarios de aprendizaje. Potenciamos las metodologías participativas por encima de las expositivas, fomentando el esfuerzo y el protagonismo del alumno en su propio aprendizaje. Como resultado de este enfoque, la organización del aula distribuye a los alumnos en diferentes grupos destinados a ayudarse y trabajar juntos para lograr un mismo objetivo. La formación permanente del profesorado facilita esta diversificación.

      • Educación inclusiva

        La organización del ciclo respeta los diferentes ritmos de trabajo y favorece la coexistencia de diferentes niveles de exigencia y, por tanto, de autonomía. Trabajamos con unidades de programación flexibles y adaptadas a las necesidades de cada alumno. Ampliamos los mínimos del ciclo para los alumnos que superan con facilidad los objetivos y reforzamos el aprendizaje de los que muestran dificultades. A lo largo de toda la etapa, dedicamos recursos para atender las dificultades individuales de cada alumno de varias maneras: con horas de atención individualizada, desdoblamientos en diferentes áreas, planes y evaluación individualizados y el trabajo conjunto del tutor con el Departamento de Orientación psicopedagógica de la escuela.

      • Plurilingüismo e interculturalidad

        La competencia comunicativa es clave y un objetivo preferente en nuestra etapa. El alumno debe ser competente en catalán, castellano e inglés para comprender y gestionar las informaciones y para expresar y argumentar sus opiniones. El respeto por otras lenguas y el gusto por aprender de otras culturas desarrolla la competencia intercultural de nuestros alumnos y los prepara para tener éxito en la sociedad multilingüe.

      • Incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación

        Priorizamos el uso de diferentes herramientas tecnológicas como un recurso que facilita la diversificación, la motivación y el trabajo de las habilidades cognitivas. La utilización de las TIC (espacio de ordenadores, tabletas y pizarras digitales interactivas, iPad, etc.) está incorporada a las unidades de programación. Es una herramienta que facilita la comunicación con las familias.

      • Formación en valores

        La formación en valores y actitudes y la vivencia de la interioridad promueven el crecimiento integral de nuestros alumnos. Profundizamos en el trabajo transversal de actitudes de relación y de trabajo en todas las áreas para conseguir personas autónomas. La participación del alumno en la organización y el funcionamiento del aula permite educar valores democráticos de respeto, diálogo, tolerancia y responsabilidad.

    • Lo que los niños hacen juntos hoy, lo harán solos mañana (Vygotsky)

      La Educación Infantil es la etapa por excelencia de la adquisición de los hábitos y de las rutinas de pensamiento. El trabajo de la comprensión -es decir, la capacidad de aplicar conocimientos a contextos nuevos- es el trampolín que ayudará al niño a avanzar en su proceso de aprendizaje. Este proceso fluirá respetando el ritmo de cada alumno en un ambiente continuado de descubrimiento y de experiencias auténticas y significativas. Parte importante de esta evolución es la confianza que los maestros transfieren al niño con el fin de desarrollar su autonomía y darle la oportunidad de equivocarse y aprender de sus propios errores.

      El niño disfruta aprendiendo y experimentando, por lo que es necesario proporcionar diferentes estrategias y metodologías en que pueda canalizar sus ganas por aprender.

    • El modelo de persona que queremos

      La formación en valores y actitudes, así como la vivencia de la interioridad, promueven el crecimiento integral de los alumnos. Profundizamos en el trabajo transversal de actitudes de relación y de trabajo en todas las áreas para conseguir personas autónomas. La participación del alumno en la organización y el funcionamiento del aula permite educar valores democráticos de respeto, diálogo, tolerancia y responsabilidad.

      Desde pequeños hay que cultivar su mundo interior para posteriormente poder abrirlo al mundo y aprender a vivir desde el agradecimiento. Hay que aprender a mirar de nuevo la realidad y tomar pequeños compromisos. Es por ello que la escuela debe ofrecer estos espacios de mirar en ambas direcciones.

    • Comunicación familia-escuela

      Establecemos diferentes canales de comunicación entre la familia y la escuela para favorecer una actuación conjunta y comprometida a partir de reuniones del tutor con los grupos de clase, entrevistas personalizadas con el tutor e informes de los maestros. Potenciamos espacios de orientación, reflexión y diálogo con las familias con diferentes formaciones.